Sombras de una pareja ante una puesta de sol

¿Cuál es tu fantasía según tu signo del Zodiaco?

Descubre las fantasías más picantes según las preferencias de cada signo del Zodiaco

La influencia de los astros determina el carácter de la persona, pero impacta de una forma muy especial sobre sus relaciones humanas y, por supuesto, los romances y el sexo.  ¿Quieres saber cuál es tu fantasía sexual según tu signo, o la de cualquier otro? No tienes más que mirar hacia las estrellas y descifrar las inclinaciones sexuales de cada signo del zodiaco. 

Los cuatro elementos del zodiaco (fuego, tierra, aire y agua) y la regencia de los planetas sobre los signos establecen la forma de comportarse en la cama de cada uno de ellos: más pasional o más racional, más atrevido o más prudente, más romántico o más fogoso…

Algunos buscan en las fantasías sexuales reafirmar sus gustos y orientaciones, y otros en cambio, fantasear con todo aquello que nunca se atreverán a hacer.

12 fantasías sexuales, 12 signos del zodiaco

A partir de estas pautas de conducta podemos desentrañar también qué fantasías eróticas se ajustan más a cada signo del zodiaco, y qué ideas pasan por su cabeza. En la siguiente descripción podrás descubrir fantasías e ideas muy sorprendentes.

Aries (21 marzo-20 abril)

El nativo de Aries está regido por Marte, que en la mitología romana era el amante preferido de Venus, la diosa del amor, y llevaba a todo el Olimpo de cabeza. Y es que los Aries se disputan nada más y nada menos que con Escorpio el trono de los signos más sexuales del zodiaco, pues mientras el escorpión es pura sensualidad, el carnero es todo furia.

Los Aries son pasionales y atrevidos en la cama, no tienen límites y son insaciables: cuando obtienen el dominio  son capaces de mostrarse como los amantes más inolvidables. Además, ofrecen también momentos de una ternura conmovedora.

Aries no tiene una sola fantasía, sino varias, y de las más atrevidas e insospechadas, llegando a la perversión más absoluta.  Le fascinan las escenas en las que Aries ejerce su dominio y somete a su amante: profesor y alumna, policía y reo, jefe y secretaria, enfermera y paciente… A partir de aquí, todas las reglas del juego se pervierten y ya no hay límites.

▶️ VÍDEO: Los mejores rankings según tu signo del zodiaco

Tauro (21 abril-21 mayo)

En un ámbito cómodo y apacible, sin demasiadas excentricidades y preferiblemente en un entorno natural, Tauro mantiene apasionados besos y caricias que hacen intuir el inicio de una escena de sexo cuando de repente, un tercero aparece en escena y se produce el intercambio más placentero entre los tres.

Un trío, he aquí la fantasía favorita de Tauro. Quizás no sea el signo más sexual del zodiaco, pero es uno de los más sensuales por la especial inclinación que siente ante los placeres. Aunque filtra las sensaciones de una forma racional y está frenado por la prudencia,  Tauro tiene muy claro que la vida es para disfrutarla, y el sexo juega un importante papel.

A diferencia de otros signos,  Tauro no quiere llevar su fantasía a la vida real  porque tiene miedo de comprometer su relación. Pero en el terreno de la imaginación, le gusta jugar a fabular sobre su conexión sexual con otras personas.

Géminis (22 mayo-21 junio)

La monotonía que tarde o temprano aparece en la vida de pareja hace que el ingenioso y travieso Géminis sea capaz de fabricar en su mente las fantasías sexuales más divertidas. Tiende a imaginar intercambios de pareja y orgías en los que además de divertirse puede poner en práctica su talento innato para comunicarse con los demás.

Pero también es uno de los signos más divertidos del zodiaco, y  no tiene reparos en imaginar las fantasías eróticas más hilarantes en las que se mezclan situaciones inesperadas, tramas intrépidas y disfraces de todo tipo. 

Géminis es muy curioso y abierto en la cama, y si echa una ojeada al Kamasutra podrá fantasear con todas las posiciones posibles. Además, le encanta lo prohibido y la adrenalina: hacerlo en público, en un coche en marcha o con la mujer de su mejor amigo. Aunque estas fantasías solo queden en su mente, le ayudan a escapar del aburrimiento.

Cáncer (22 junio-22 julio)

Es sabido que Cáncer es uno de los signos del zodiaco más emocionales: el elemento agua pone los sentimientos por encima de la razón, y la regencia de la Luna le hace vivir constantemente en una montaña rusa de sensaciones. En la cama necesita sentir la conexión con su amante y es proclive a cederle el control y el ritmo. 

En sus fantasías eróticas, Cáncer tiende a construir situaciones ideales en el calor de su alcoba y evita fantasear con situaciones extremas que no le aportan nada. Puesto que es uno de los signos más hogareños, suele imaginar que su pareja le sorprende en el baño o en la cocina, y que le lleva a hacer todo aquello que no se atreve en la vida real, pero con ternura.

Además, las fantasías de Cáncer no se detienen en los detalles sexuales, sino en la historia que les lleva a la cama, un argumento bien elaborado en el que  aparecen hombres elegantes, príncipes de cuento y amantes poderosos que se revelan como maestros de la seducción.

Unos pies de mujer sobre una cama con sábanas blancas
Cáncer es una montaña rusa de sensaciones | Pexels

Leo (23 julio-22 agosto)

La conquista de lo imposible es lo que lleva a Leo a maquinar en su cabeza la típica fantasía erótica en la que encandila a un personaje famoso, a alguien con mucho poder o a una persona conocida inaccesible. Todo lo que en esa fantasía resalte su poder de atracción y le haga sentir irresistible colma su satisfacción y enciende los motores de su pasión.

Los nativos de Leo  pertenecen al elemento fuego y son fogosos, apasionados e impulsivos. Por eso sus fantasías sexuales se realizan en situaciones atrevidas, aunque también le gustan los ambientes elegantes y el lujo. 

Una de las fantasías eróticas favoritas de Leo es hacerlo en lugares públicos y ser observado: el exhibicionismo y el voyeurismo. La admiración que suscita a los demás le hace sentirse tentador, y cualquier historia en la que se manifieste como amante dominador le satisface. Además, Leo es muy propenso a convertir sus fantasías en realidad.

Virgo (23 agosto-22 septiembre)

Virgo puede llegar a ser un gran amante, pero concibe el sexo como una actividad completa en la que las sensaciones físicas deben ir acompañadas de afecto y comunicación. En sus fantasías aparecen personajes conocidos y con los que mantiene vínculos de confianza, y suele imaginar situaciones excitantes que aumentan su sensación de placer.

Aunque no es muy dado a imaginar situaciones muy atrevidas en lugares insospechados, este signo tiene a  incorporar en las relaciones imaginarias juguetes sexuales que ayudan a la estimulación. Uno de sus espacios favoritos para hacerlo es el baño.

Pero también son grandes amantes de la naturaleza, así que se imaginaran con una persona muy especial rodeados de la tranquilidad del mar o el verde de la pradera, en una situación de intimidad que le envuelva en la confianza necesaria para liberarse. En las escenas que imagina no faltan los diálogos sugerentes, e incluso algunas notas bien picantes.

Libra (23 septiembre-22 octubre)

Libra es un signo muy imaginativo, pero curiosamente no presta tantos detalles al paisaje y el ambiente y se centra en construir la figura del amante ideal que dé respuesta a sus necesidades. En esta historia cargada de matices, su amante es alguien detallista y muy romántico con quien mantiene conversaciones muy excitantes.

Libra sabe como nadie admirar la belleza y por eso es uno de los signos más propensos al consumo de pornografía: lo utiliza como un recurso para calentar motores, y es probable que en sus fantasías eróticas se imagine viendo una peli porno con su pareja.

Como gran amante del placer y de la estética, Libra suele enriquecer las relaciones sexuales que mantiene en sus fantasías con atrevidos ligueros, corsés y todo tipo de sugerente ropa interior  en el que se mezcla picardía y distinción. Su gran aspiración es convertir su fantasía en realidad, algo que le excita mucho y le sirve para dinamizar sus relaciones.

Escorpio (23 octubre-22 noviembre)

Para muchos, Escorpio es el signo más sexual del zodiaco: un amante intenso y salvaje que convierte las fantasías de los demás en realidad. Para él se reserva las situaciones prohibidas más excitantes, en las que la sumisión forma parte del placer. Entre sus fantasías favoritas se encuentra la práctica del sadomasoquismo y atarse a la cama.

Pero su atracción hacia estas situaciones de dominación y sumisión no se centra en el dolor físico como placer,  sino en la excitación del juego de atracciones. Eso reafirma su preferencia en el sexo, donde se mezcla lo físico con lo emocional.

Es un signo muy hogareño al que le encantará desplegar en su imaginación todo su potencial junto al fuego chispeante de la chimenea, pero también es un hábil explorador atraído por el misterio. Escorpio es el típico que fantasea con lo morboso, y le encanta imaginar que lo hace en casa de sus suegros, en un cementerio o en una iglesia.  

Sagitario (23 noviembre-21 diciembre)

En las fantasías de Sagitario, hay que correr siempre un riesgo: sin la adrenalina, el sexo no ofrece placer. Por eso imaginan situaciones límite como hacerlo en público, en casa de sus padres, en los baños de una discoteca o en lo alto de un rascacielos. 

Sagitario también es un signo muy impulsivo que experimenta el placer a través de la acción. No se detiene mucho en los detalles previos, y fantasea con un intercambio brutal y fugaz de posiciones acrobáticas y demostraciones de habilidad y fuerza. En el momento de las caricias le gusta ser picante, y fantasear con la comida en zonas erógenas…

A estos amantes de la libertad les cuesta imaginarse encerrados y, en cambio, prefieren crearse la idea del sexo al aire libre o en lugares exóticos. No son especialmente dominantes, y prefieren el intercambio en el que también pueden sentirse dominados. 

Una pareja a punto de darse un beso
Sagitario es un gran amante del amor libre | Canva: Dean Drobot

Capricornio (22 diciembre-20 enero)

Aunque no es un signo muy sexual y prefiere gastar el tiempo en otras cosas, cuando se trata de experimentar placer es una persona persistente y con muchas obsesiones. A veces suple la falta de atrevimiento creando fantasías de lo más alocadas y pervertidas en su cabeza, con situaciones exageradas que le hacen sentir cerca de aquello que nunca se realizará.

Como signo muy material, en las fantasías eróticas de Capricornio aparecen chalets lujosos y coches caros con mujeres despampanantes o hombres musculados. En estas historias que fabrica en su mente no es raro que haya algún intercambio de dinero de por medio: tener sexo a cambio de dinero es algo que le pone a mil.

A Capricornio también le encanta envolver las relaciones sexuales de sus fantasías con una naturaleza idílica: haciendo el amor frente al mar, o en la cima de una montaña. En realidad, Capricornio sabe que puede imaginar lo que sea, por extremo que le parezca, porque nunca lo llevará al plano de la realidad.

Acuario (21 enero-19 febrero)

La personalidad sexual de Acuario se basa en una mezcla de originalidad, creatividad, imaginacióny curiosidad. Gracias a esta combinación suelen ser grandes amantes, aunque no se rigen por la fuerza y el impulso, sino por la mente. Acuario es un signo muy social, y por eso su fantasía favorita tiene que ver con las orgías.

Acuario se imagina llegando a una casa donde se celebra una gran fiesta con gente de todos los sexos, apariencia y colores. Poco a poco se convierte en uno más de esa gran celebración en la que se dan rienda suelta a los impulsos, y se produce un excitante intercambio de besos y caricias de todos con todos que acaba en una gran orgía.

Acuario es de esos signos que de vez en cuando se imagina haciendo sexo con amigos y personas conocidas. También imagina un sexo más estimulante que carnal: por ejemplo, masturbarse en público con su pareja o excitarse mutuamente ante el espejo.

Piscis (20 febrero-20 marzo)

A Piscis lo que más le pone es imaginarse en una tórrida relación con un extraño. Se trata de un signo muy inhibido y con muchas dificultades para exteriorizar lo que siente, pero a la vez alberga en su interior un universo misterioso, fantasioso y mágico. La forma de externalizar todo ese potenciar fabuloso es imaginando todo aquello que es incapaz de hacer.

Al hacerlo con un extraño está poniendo al límite su gran timidez, algo que refuerza su autoestima y le ayuda a sentirse atractiva e irresistible. Las situaciones imprevistas son las más ideales, así que sus historias pueden tener lugar en el asiento trasero del coche, en los baños de un restaurante o en la playa cuando es de noche.

Esta es otra de la debilidades de Piscis: el agua. Puede imaginar que mantiene  relaciones con un extraño o con su pareja en la bañera, en un río o en el mar. Las fantasías de Piscis suelen acabar siempre con sensaciones de mucha humedad.